Cómo pintar metal: Resultados profesionales paso a paso

Pintar metal es diferente a pintar otras superficies, por lo que es un reto trabajar con este material. La pintura no se adhiere tan bien a una superficie de metal como a la madera o al yeso. Además, el metal es propenso a la oxidación y al óxido.

Al pintar sobre metal, es esencial usar una pintura especial para metal, especialmente si deseas controlar aspectos como el óxido y la exposición a la intemperie.

En esta entrada vamos a repasar qué tipos de pintura para metales podemos encontrar y una guía paso a paso para que pintar metales sea pan comido. ¡Sigue leyendo y pinta metales con resultados profesionales! 

Tipos de pintura para metales

Las pinturas para metal vienen en versiones de brocha o aerosol a base de aceite y agua. Es más complicado trabajar con pinturas con base de aceite, pero los resultados son más duraderos.

Por el contrario, las pinturas acrílicas a base de agua pueden ser más fáciles de aplicar, en general, pero pueden ser difíciles de encontrar en forma de aerosol para uso en exteriores.

La pintura en aerosol ofrece la forma más fácil de pintar metal. Es especialmente útil para piezas que tienen muchos contornos, como muebles de jardín o cercas o barandas de hierro forjado. Sin embargo, el acabado no suele ser tan suave y uniforme como con la pintura aplicada con brocha, y es posible que se necesiten varias capas para lograr el acabado deseado. Una buena ventilación y respiración son esenciales al rociar pintura. Es posible que tengas problemas para encontrar pinturas en aerosol a base de agua.

La pintura con brocha tarda mucho más en aplicarse, pero el acabado será suave y duradero. Tanto las versiones a base de agua como las de aceite están ampliamente disponibles.

Preparación

La imprimación es imprescindible para pintar metal.

Si la superficie de metal ha sido pintada anteriormente, deberás eliminar la pintura vieja, el óxido, los escombros, la grasa y la suciedad con papel de lija, una almohadilla para raspar o una herramienta de cepillo de alambre.

Si el metal es liso y no tiene nada sobre él, igual tendrás que raspar la superficie del metal lijando para que la imprimación se adhiera a la superficie. Las almohadillas para raspar o el papel de lija también ayudarán a suavizar algunas imperfecciones del metal.

Consideraciones de seguridad

Cada vez que trabajes con metal, asegúrate de protegerte. Usa una máscara contra el polvo o un respirador, gafas protectoras y guantes. Además, trabaja en un área bien ventilada.

Cuando elimines el óxido con una herramienta de rotación, usa tapones para los oídos para proteger los oídos.

Lo que necesitarás

Herramientas de equipamiento

  • Trapos
  • Almohadillas para orejas
  • Mascarilla antipolvo o respirador
  • Gafas de protección
  • Tapones para los oídos
  • Pincel de cerda natural (opcional)

Materiales

  • Pintura acrílica al agua o pintura al aceite para metal
  • Acetona
  • Producto para quitar óxido (opcional)
  • Alcoholes minerales (opcional)

Instrucciones

Identificar el metal

Diferentes metales requieren diferentes imprimaciones, así que comienza identificando el tipo de metal que vas a pintar. La distinción básica es entre metales ferrosos (base de hierro) y no ferrosos.

Los metales ferrosos incluyen acero, hierro fundido y hierro forjado. Estos metales serán susceptibles a la oxidación, lo que probablemente ya sea evidente en áreas donde el trabajo de pintura anterior se ha descascarado o desgastado.

Los metales no ferrosos incluyen aluminio, cobre, acero inoxidable y zinc. Estos metales requerirán un tipo de imprimación diferente al que se utiliza para los metales ferrosos.

Algunos metales ferrosos están galvanizados con una fina capa exterior de zinc para evitar la oxidación; estos pueden tratarse como metales no ferrosos cuando llega el momento de imprimarlos.

Retira la pintura vieja y el óxido

Usa un cepillo de alambre para eliminar la pintura suelta o descascarada y la mayor cantidad posible de óxido de la superficie. Si un cepillo de alambre manual no es efectivo, considera usar un accesorio de cepillo de alambre para tu taladro para superficies altamente degradadas.

Si el óxido ha penetrado profundamente en la superficie, sumerge el objeto en un producto para eliminar el óxido adecuado y sigue todos los pasos especificados por el fabricante.

Limpia la superficie con un paño húmedo para limpiar cualquier resto de polvo, escombros u óxido. Retira la grasa restante limpiando el metal con un trapo mojado en acetona. Permite que la acetona se seque.

Raspado del metal

Si el metal no tiene pintura o es suave, toma una almohadilla para raspar y frótala a lo largo del metal. Estas almohadillas grabarán ligeramente la superficie del metal, lo que permitirá que la imprimación se adhiera con mayor eficacia.

Por lo general, no es necesario un lijado completo a menos que el metal esté muy corroído. Con el metal galvanizado, el lijado puede desgastar potencialmente la capa de zinc y hacer que el metal sea más propenso a oxidarse en el futuro.

Imprimación sobre el metal

Casi siempre se recomienda imprimar el metal antes de pintar, ya que evitarás que el óxido se derrame a través de la pintura nueva. El imprimador también ayuda a que la pintura se adhiera al metal.

Si no pudiste deshacerte de todo el óxido en el paso anterior, cubre el metal con una imprimación de cromato de zinc para recubrir el óxido.

Después de haber cubierto el área con esta imprimación especial, aplica una capa de imprimación auto-grabante. Esta imprimación debe estar diseñada específicamente para metales ferrosos o no ferrosos y debe incorporar un componente de autograbado. Lee la etiqueta para verificar que los metales sean una superficie adecuada.

La última consideración para la imprimación es asegurarse de que la imprimación sea compatible con la pintura que vas a usar, ya que una imprimación puede ser a base de aceite o de agua.

Sigue de cerca las instrucciones en la etiqueta de la imprimación ya que tienen diferentes tiempos de secado. Si el metal se va a colocar al aire libre, considera agregar una segunda capa de imprimación para ayudar a retrasar la oxidación del metal.

Aplicar pintura

Si no sabes si usar pintura en aerosol o con brocha, te indicamos que la forma más fácil de pintar metal es usar un bote de pintura en aerosol. Es más rápido.

Aquí se explica cómo usar la pintura en aerosol:

Agita el bote o lata varias veces para mezclar la pintura.

Sostén el bote a una distancia de 20 centímetros del metal, lo que evitará que la pintura se acumule. Rocía el objeto con movimientos de barrido largos (no lo sostengas en un solo lugar). Si notas un goteo excesivo, limpia, retrocede y comienza el proceso nuevamente.

Para obtener los mejores resultados, aplica hasta tres capas delgadas de pintura en aerosol y deja que la pintura se seque antes de aplicar una capa adicional.

Si deseas un acabado más duradero, cepilla la pintura con pintura a base de aceite. Al pintar el objeto de metal con un pincel, puedes crear una superficie gruesa que será más duradera.

Pintar metal con un pincel:

Mezcla la pintura de acuerdo con las especificaciones del fabricante. Si la pintura parece demasiado espesa, es posible que debas diluirla con alcoholes minerales (aguarrás).

Una vez que la pintura tenga la consistencia deseada, usa una brocha de cerdas naturales de alta calidad para pintar en una capa delgada.

Permite que la pintura seque adecuadamente

El metal necesita curar de 36 a 48 horas antes de moverlo. Asegúrate de que el objeto esté en un área que no se vea afectada por temperaturas extremas o luz solar directa durante el secado.

Cuándo llamar a un profesional

Los elementos que tienen mucho óxido pueden necesitar la ayuda de un pintor profesional que pueda verificar si el metal se puede salvar o restaurar.

En La Casa del Pintor ponemos a tu disposición a nuestro equipo de expertos profesionales para cualquier duda sobre la aplicación de nuestros productos.

Visita cualquiera de nuestros puntos de venta o llámanos. Estaremos encantados de atender cualquier tu consulta.

Otras noticias

Significado de los colores: Simbolismo y psicología

16 de enero de 2023

Los colores tienen un gran impacto en nuestra vida diaria, tanto en el aspecto físico como en el emocional. Cada color tiene su propia energía y puede evocar emociones y...

Imprimación de paredes: Conoce qué es, su importancia y cómo aplicarla correctamente

12 de enero de 2023

La imprimación es un paso crucial en el proceso de pintar las paredes de tu hogar o negocio. Aunque puede parecer un paso adicional innecesario, la imprimación es esencial para...

Cómo pintar techos: La guía paso a paso

21 de diciembre de 2022

Aprende a pintar techos Instrucciones paso a paso Todos los buenos proyectos comienzan con una buena preparación. Así que despeja el área de trabajo, coloca una sábana protectora, luego toma...